Jimena Hoyos: El ángel guardián de los perros de la calle

Cuando Jimena Hoyos vio dibujarse la palabra ‘suficiente’ en los ojos de Zico, su perro, supo que ese sería el día más doloroso de su vida. Llevaban juntos casi ocho años, pero una serie de graves complicaciones en la salud del animal, un fila brasileño, la obligaron a tomar la fatal decisión de dormirlo para siempre. A Zico lo había adoptado después de encontrarlo en la calle, en la Avenida Caracas de Bogotá. Estaba encerrado en una jaula en terribles condiciones. Su mirada la conmovió. Pagó por él 25.000 pesos.

Así comenzó una entrañable relación que la llevaría, mucho tiempo después,a crear la Fundación Gozques, que desde hace cuatro años lucha por brindarles atención y mejores condiciones de vida a los perros abandonados.Es una cruzada sin tregua. Pero ella no claudica.

Blusa gris, botas y pantalón negro. Más allá del look oscuro de Jimena hay todavía un cierto aire de luto. Siete años después, cuesta superar la muerte de Zico. “Es que ese ‘man’ es el amor de mi vida; me enseñó absolutamente todo. Y aunque suene como una demente, yo lo siento superpresente y lo veo en cada perro que me encuentro en la calle”, dice.

A los 37 años, Jimena luce juvenil y desenfadada. La actriz Paola Turbay, directora del Festival de Cine IndieBo, una de sus mejores amigas y su cómplice en la Fundación Gozques (forma parte de la junta directiva), la describe como una mujer “auténtica, supremamente leal, loca alborotada y con un corazón ingenuo”.

Detrás de su aspecto despreocupado resalta una figura sexy y estilizada. Lo normal en alguien que, como ella, se ha movido en el mundo de la actuación y del modelaje. Un mundo que le ha permitido trabajar y vivir entre Estados Unidos y Colombia y que, incluso, le ha supuesto acariciar, momentáneamente, el esplendor de Hollywood. Aquí ha participado en series como Francisco el matemático, Solterita y a la orden y Se armó la gorda. En Estados Unidos formó parte de la agencia de talentos Wilhelmina,actuó como extra en la serie Dexter, protagonizó una película en Austria (New York November, 2011) y participó en un reality de actuación en Los Ángeles. En la ya icónica El diablo viste a la moda compartió escena con una de las actrices más reconocidas del planeta. Nada más ni nada menos que Meryl Streep, una figura con mayúsculas.

“Un mes antes de grabar, Meryl Streep ya se sabía sus líneas de memoria. Es una mujer supersencilla y amorosa. Guardo el recuerdo de la despedida, cuando me llamó a su camerino y me dijo que no me diera por vencida”, cuenta Jimena.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s