Higiene y acicalamiento de tu perro

Para muchas especies de animales el acicalado social, que se refiere a cuando uno limpia o arregla a otro, sirve como parte de la jerarquía social y para fortalecer vínculos entre animales. Una rutina higiénica y de acicalamiento no sólo mantendrá a tu perro limpio y saludable; es una de las tantas maneras para que fortalezcas el lazo que te une a él. Acostúmbrate a acariciar a tu perro para que él se habitúe a que lo toques y no ponga obstáculos cuando lo tengan que arreglar, ya seas tu, un peluquero profesional o el veterinario. Nunca lo anuncies si vas a hacerle algo a tu perro que no le guste, como bañarlo o cortarle las uñas. Solamente alcanzarás que te huya. Tómalo en tus brazos y haz lo que tengas que hacer sin dar explicaciones. Limítate a utilizar productos sólo para perros. Los productos para humanos no son adecuados.

1.  Cepillado

El pelo de tu perro está en constante evolución. Peinarlo puede ser un proceso muy relajante para tu can y hasta terapéutico para ti. Ayuda a limpiarlo, desenredar su pelo, oxigenar su piel y a evitar exceso de pelo suelto, especialmente si está en muda. Peinarlo además te permitirá averiguar si tu perro tiene pulgas, garrapatas o cualquier picazón. Un perro de pelo largo o mediano necesitará que lo peines diariamente. Uno de pelo corto lo necesitará con menos frecuencia, pero si quieres tener un casa más limpia y con menos pelos rondando, lo mejor es que lo peines diariamente. Por lo general un cepillo de goma es ideal para perros de pelo corto y uno con cerdas blandas para perros de pelo largo.

2.  Corte y estilo de pelo

Si a tu perro le crece el pelo constantemente, necesitará un corte mensual. Esto se lo puedes dejar a un peluquero canino, especialmente si le quieres cambiar el look a tu perro. Los demás perros no necesitan más que un recorte de vez en cuando. Si te interesa aprender a cortarle el pelo a tu perro, habla con el peluquero canino para que te dé algunos consejos.

3.  Cara

Un perro debe tener un rostro limpio siempre. Para eso, utiliza una toalla húmeda y asegúrate de eliminar las legañas matutinas. Los perros de pelaje blanco necesitan atención especial alrededor de los ojos. Si tu perro tiene un rostro peludo, un cepillo pequeño para la cara te ayudará a mantener su pelo en orden. Algunos perros necesitan un corte especial alrededor de los ojos o moños para que el pelo no les obstruya la vista.

4.  Orejas

Empieza por comprar una solución para limpiarle los oídos a tu perro. No utilices hisopos, y mejor sumerge un algodón en la solución y permite que el líquido entre al canal auricular de esta forma. El cuidado mensual basta, pero a los perros de orejas largas o caídas se les acumula bacteria y requieren de cuidado más frecuente.

5.  Dientes

Cepilla a tu perro diariamente con un cepillo pequeño especial para perros. Si no te sientes cómodo como para cepillar a tu perro, hay otros productos, como delicias o enjuagues bucales que puedes utilizar. Incorpora la rutina de salud dental de tu perro a la tuya. Durante el examen rutinario con el veterinario, él te dirá si tu perro necesita una limpieza. Si es así, le aplicará anestesia general, pero es necesario que siempre cuides sus dientes para evitar problemas de salud.

6.  Uñas

La clave está en que tu perro te permita tocarle las uñas. Hay dos instrumentos que puedes utilizar: un cortaúñas para perros o un instrumento rotativo. El cortaúñas es preferible ya que se usa con más facilidad y rapidez. No cortes más allá de la línea divisora que aborda la carne o lo harás sangrar. Si tu perro tiene las uñas oscuras, no te preocupes. Lo importante es que te enfoques en la parte curvada de la uña solamente. No tengas miedo o lo proyectarás a tu perro.

7. Almohadillas

Revisa las almohadillas de tu perro diariamente. Recórtale cualquier pelo superfluo entre los dedos y quítale cualquier sucio. En el invierno, protege sus almohadillas de la nieve y la sal con una pomada.

8.  Baño

Para bañar a tu perro lo primero es que deje de sentirle miedo al agua. Utilizajuguetes flotables para animarlo. Es un trabajo relativamente simple, pero tu perro se sacudirá en varias ocasiones, por lo tanto protégete con un gorro plástico si no quieres mojarte. Prepárate con champú, cepillo y toalla. Peina a tu perro antes de meterlo en la bañera y después de bañarlo. Sécalo con la toalla y luego utiliza un secador de pelo a bajo nivel porque los perros de pelo largo tardan en secarse. Un baño mensual es suficiente, pero algunos dueños lo hacen más a menudo, particularmente si el perro pasa mucho tiempo afuera o se ensucia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s